domingo, 10 de mayo de 2015

UNA NUEVA ETAPA DE CAMBIO


Zaragoza, 11 de mayo de 2015
 (Aragón Digital, 19 mayo 2015: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=132781 ) 

El título de este artículo , dada la ideología y la posición política histórica y presente del autor (la misma desde hace 30 años), podría hacer pensar al lector que está induciendo a que los electores, el día 24 de mayo y posteriormente en noviembre, en las elecciones generales, cambien al actual Gobierno y giren hacia políticas de centro izquierda, que desde la posición personal del autor son las que España y Aragón necesitan.
No se pretende sólo transmitir este mensaje, pues el momento político actual  es un momento de cambio, de enorme transformación de nuestro país y de nuestra Comunidad Autónoma, y pienso sinceramente que también los votantes de centro derecha merecen que sus representantes políticos cambien, se adapten a los nuevos tiempos y regeneren de verdad la política.
Efectivamente: todo lo sucedido en España y en Aragón en los últimos 12 meses ha sido espectacular.
En el PSOE, desde la dimisión de Rubalcaba, el nuevo equipo federal, encabezado por Pedro Sánchez, está revolucionando las formas de hacer política en nuestro partido en los últimos 30 años, y observando en la actual campaña, muchos cientos de nuevos candidatos jóvenes, de nuevos equipos en muchísimos municipios y ciudades de toda España, están cambiando la forma de hacer política y de dirigirse a los ciudadanos.
Dos nuevos partidos, como Podemos y Ciudadanos, con sus defectos y sus virtudes, están contribuyendo a revolucionar nuestro sistema político, y de las elecciones del 24 de mayo saldrán nuevas mayorías, nuevos pactos, y con total seguridad, se comenzarán a implantar nuevas formas de hacer política, y ello traerá como consecuencia, en los próximos años, una serie de reformas y transformaciones importantes en nuestro sistema político actual, que fue el que fue fundado en la Transición.
Son nuevos tiempos. Nuevas políticas. Nuevas personas y equipos, y que ojalá en Aragón influyan en que se gobierne en muchas cosas de modo distinto a cómo se ha hecho en los últimos 30 años, y que se instauren unos gobiernos transparentes y eficientes a la vez.
Falta el Partido Popular, en cuyo seno van emergiendo nuevos líderes, jóvenes, que recogen las sugerencias de los ciudadanos, y que quizás por existir en este partido un sistema todavía algo “a la antigua”, que en Madrid todavía no ha hecho la renovación que este país necesita en su principal partido de centro derecha (con los Rajoys, Aguirres y toda esa generación de políticos que parece que nunca se retiran), no se atreven aún a decir en  voz alta lo que nos dicen cuando comentamos con ellos la nueva situación política actual.
Pero llegará el momento en que den el paso y renueven de verdad su partido, que buena falta le hace a Aragón y a España.
Ocurra lo que ocurra el 24 de mayo, comenzará una nueva etapa, y hasta los políticos que llevan varias décadas dedicados a la cosa pública reciben los aires de cambio de los ciudadanos, y tendrán necesariamente que tomar nota a partir de ahora, parece que más claramente en la izquierda que en la derecha, después de estos años tan duros de travesía del desierto que se están viviendo.
Y un deseo para el día 24: que gane el mejor, pero que en Aragón y en muchos sitios de España se comience a vislumbrar un cambio en el sistema político que los ciudadanos llevan tiempo demandando: con más transparencia, menos corrupción, más eficiencia en la gestión, más cercanía entre los representantes y los ciudadanos, que deberá plasmarse también, en todo el país, en un cambio en el sistema electoral, y en la forma de gobernarse internamente los partidos.
Aragón y España necesitan este giro, pues para recuperarnos después del desastre de este último lustro, este país y esta región tienen futuro y saldrán adelante con creces, pero con un giro radical y una forma radicalmente diferente de hacer las cosas.