domingo, 17 de julio de 2011

18 Julio 2011: Una reflexión sobre la guerra civil y la lucha contra ETA

En un día como mañana, en que se conmemora el 75º Aniversario del alzamiento de las tropas franquistas, creo que debemos pensar de una vez por todas en la reconciliación. Creo que ha sido un error en estos años el modo en que se ha tratado el asunto de la guerra civil en muchos sitios (y lo dice una persona que se siente republicana hasta la médula), pues toda la energía que se ha malgastado en volver a despertar los odios de aquel tiempo, se podría haber empleado para llegar a un pacto entre PSOE y PP para salir antes de la crisis.

El mejor homenaje que podemos hacer a nuestros abuelos que lucharon tan bravamente en aquella absurda guerra del 36 es trabajar por nuestro país, por España, para que nuestros hijos puedan tener un futuro mejor. Y que volvamos a ser la 8ª potencia del mundo, en economía, educación, prestaciones sociales. Esa es la mejor "guerra": la de la democracia y la del sentido común. Lo demás, creo que son despistes a la población para que no piense en lo principal hoy: la economía y la reforma profunda que necesitan nuestra sociedad y nuestro sistema democrático. La mía es la reforma desde la izquierda, desde el socialismo democrático. Os mando este bonito enlace que reflexiona sobre el problema de Euskadi, donde pienso que la derecha comete un gravísimo error al sacar constantemente el caso Faisán y la lucha contra ETA como arma electoral: estamos cerca de ganar a los mafiosos de ETA y esta legislatura debería ser la legislatura del fin del terrorismo.

Estos dos pensamientos eran los que quería transmitir el día del directo en Intereconomía pero que no me permitieron decirlo tal y como lo sentía (http://www.youtube.com/watch?v=fZ0hfAN_CtE): el error de ZP de sacar la guerra civil como arma electoral, y el grave error de la derecha de sacar el caso Faisán y la lucha contra ETA como arma electoral. Así no se hacen las cosas, con la tremenda crisis económica que vivimos, donde es necesario unir, y no desunir.