domingo, 10 de enero de 2010

NUEVO LIDERAZGO

El Periódico de Aragón
Domingo, 10 enero 2010
En las últimas semanas se está hablando, de modo insistente por todos los medios de comunicación de la necesidad en Aragón de líderes (en el ámbito político, empresarial y sindical) que sean capaces de sacar a nuestra Comunidad de la situación de parálisis y de letargo en la que se encuentra.
La casi segura retirada del Presidente Marcelino Iglesias, que pasará a la historia como el primer mandatario que ha sido capaz de ganar tres elecciones consecutivas y dar a nuestra Comunidad una etapa de estabilidad y seguridad económica, ha abierto un debate en la sociedad y en los partidos que no deberíamos desaprovechar.
Son muchas las cosas buenas que Aragón ha alcanzado en los últimos diez años, con el consenso y el apoyo de todos: partidos políticos, organizaciones sindicales y empresariales, sociedad civil.
Sin el apoyo social y ciudadano no habríamos sido capaces de conseguir en 2008 que Zaragoza (y con ello Aragón) fuera el punto de referencia de toda España con la organización de la Expo, y son hoy muchos los proyectos y empresas aragonesas que nos colocan en primera línea nacional e internacional.
Pero aún queda mucho de nuestro tradicional carácter derrotista que tenemos aún que vencer. El ejemplo del deporte, con nuestros dos principales equipos (Real Zaragoza y CAI) en una posición muy inferior a la que deberían desempeñar (y con una gestión deportiva muy deficiente en los dos casos en este último año), es una clara muestra del cambio de mentalidad que tenemos que terminar de acometer.
Otro ejemplo: recientemente las Cortes han aprobado la Ley de lenguas, con mucho debate estas semanas en los medios, pero ¿alguien ha pensado si se habla hoy bien el castellano y se cuida adecuadamente? ¿Y qué decir de la necesidad imperiosa de mejorar el nivel de inglés de nuestra población? Creo que, con respeto a las lenguas que se hablan en Aragón (debe instaurarse un clima de tolerancia y huir de electoralismos como los del PP en relación con su desafortunada campaña sobre el catalán), la principal Ley de Lenguas es que nuestros niños y nuestros jóvenes hablen correctamente castellano, y además hablen inglés y otras lenguas extranjeras. Nuestro déficit en este ámbito es tremendo.
Por otra parte, ante la probable renovación de las personas que encabezarán el cartel de los partidos aragoneses en 2011, los partidos deben acometer estos cambios respetando los procedimientos democráticos internos, sin que el PSOE y el PP deban descartar el procedimiento de elecciones primarias, pues probablemente Luisa Fernanda Rudi y Eva Almunia se encontrarían con más de una sorpresa si los dos grandes partidos se abren a los militantes y les dejan libertad para elegir sus candidaturas en 2011.
Lo mismo sucede con las empresas, hoy muchas de ellas en crisis: deben introducirse en ellas nuevos procedimientos de gestión, más modernos y abiertos, y utilizarse lo que hoy se llama códigos de buen gobierno y de ética empresarial, para convertirlas en más humanas y más competitivas a la vez.
Porque, si queremos afrontar con éxito este siglo XXI en el que vivimos, no podemos continuar utilizando métodos de gestión pública y privada propios de hace varias décadas.