lunes, 6 de diciembre de 2010

GOBIERNOS EFICIENTES COMO SOLUCIÓN A LA CRISIS

DIARIO EL ECOSOCIALISTA (8 de diciembre de 2010)

REVISTA DOCUMENTALISTAS (11 de diciembre 2010)

http://www.elecosocialista.com/portada/opinion/opinion/514-gobiernos-eficientes-como-solucion-a-la-crisis.html

Los distintos Gobiernos europeos están adoptando en los últimos días y semanas medidas para hacer frente a la crisis de confianza que los mercados de adquisición de deuda pública han mostrado hacia los países con unas cuentas públicas y con unos sistemas financieros menos saneados.

En mi opinión, a pesar de lo mucho que se habla en los últimos días, el sistema financiero y las cuentas públicas se encuentran en España en una situación mejor de lo que interesadamente se intenta hacernos creer.

Dicho esto, sin embargo, la solución a la situación actual no es la reacción “cortoplacista” que están adoptando los distintos Gobiernos y las instituciones de la Unión Europea, con un recorte de los gastos sociales y las inversiones en infraestructuras y una subida de impuestos que, a corto plazo “calman” a los mercados, pero éstos, con su voracidad, enseguida “engullen” los miles de millones que los Estados ahorran de este modo, y vuelven de nuevo con sus exigencias.

Esta crisis actual es muy diferente de las anteriores (no existían las llamadas “economías emergentes” y los mercados eran nacionales) y, por ello, las soluciones a ella deben ser también distintas y es precisa una auténtica “reinvención de los Gobiernos” y un cambio radical y profundo en las formas de gestión pública en este siglo XXI.

Es preciso adoptar dos medidas: la primera, conseguir una mayor eficiencia de las Administraciones, con una reducción y simplificación radical de los trámites burocráticos actuales (que causan a los ciudadanos y a las empresas una pérdida en tiempo y en otros costes de muchas decenas de miles de euros al año) y con una mayor coordinación administrativa y una reducción drástica de los órganos administrativos, muchas veces duplicados y triplicados (con una supresión de las Diputaciones Provinciales, de las Comarcas y una reducción en España del número de municipios de 8.000 actuales a 1.000 ó 2.000 –en Aragón, de 700 a 100-150-), aumentando sin embargo las competencias y los medios financieros de los entes locales que queden, al ser la Administración más cercana al ciudadano, frente a las “mastodónticas” y muchas veces ineficientes Comunidades Autónomas. Y con un reforzamiento notable de los instrumentos de control, con las Cámaras de Cuentas y los Parlamentos como elementos esenciales.

Con esta mayor eficiencia pública se ahorraría entre un 10 y un 20% del gasto público (entre costes directos e indirectos), que serviría para mantener e incluso incrementar el gasto social (las desigualdades sociales se han incrementado con la crisis –lo cual es algo inmoral-) y también para estimular la inversión en infraestructuras tan necesarias en ciertos ámbitos.

Y la segunda solución es a mi juicio el reforzamiento del papel del Estado (y de la Unión Europea) como regulador del mercado, pues esta crisis se ha producido por un estrepitoso fallo en la regulación de los mercados financieros, a quienes los Estados y las instituciones internacionales deberían controlar mucho más (con tasas como la Tobin o la Stiglitz) y la imposición de sanciones drásticas a los directivos que cometan negligencias, con la aplicación de códigos de buen gobierno en las entidades financieras, con sanción radical para quien los incumpla.

Debemos apostar por la economía productiva y no por la especulativa, y los mercados están al servicio del interés general en una economía social de mercado como la que existe hoy en el mundo, y no el interés general al servicio de los mercados, como da la impresión que sucede últimamente.

Debe reforzarse el papel del Estado, de “lo público”, en tiempos de crisis, pero desde otra perspectiva muy diferente a la que en muchos ámbitos se está adoptando hoy en muchos gobiernos y Administraciones europeos y españoles.

domingo, 14 de noviembre de 2010

SÍ EXISTE UNA POLÍTICA ECONÓMICA PROGRESISTA

Suele afirmarse que en los países occidentales, en las actuales democracias de masas donde existe un gran partido socialdemócrata y otro conservador, hoy en día no existen apenas diferencias entre las políticas económicas de unos partidos y de otros, y que únicamente éstos se diferencian en cuestiones de matiz, sobre algunos aspectos de las políticas sociales, territoriales o sobre libertades públicas.

Sin embargo, ésta es una opinión interesada, que los partidos progresistas que se encuentran hoy al frente de los distintos gobiernos en Europa y en EEUU deben ser capaces de desvirtuar, frente a la ideología neoliberal que se ha impuesto en todo el mundo en los últimos años, como una especie de pensamiento único, que en reuniones como la reciente Cumbre de Seúl del G-20 se ha dejado notar especialmente.

Para poder demostrar que sí existe alternativa, es fundamental que los progresistas a ambos lados del Atlántico tengamos en cuenta el importante papel que debe desempeñar el Estado y la idea de “lo público”, como instrumento regulador de los mercados y como distribuidor de los recursos públicos, para conseguir reducir las desigualdades sociales e instaurar una situación real y efectiva de igualdad de oportunidades entre los ciudadanos más pudientes y los más humildes.

En mi opinión, sí que existe y debe existir diferencia entre las políticas económicas neoliberales y las progresistas, y sí existe una alternativa al neoconservadurismo actual.

Esta alternativa, a mi juicio, debe fundamentarse en los siguientes principios: el primero, que en la actual época de crisis, es un momento oportuno y necesario para que se refuercen los instrumentos nacionales e internacionales de regulación y supervisión sobre los mercados, y en especial sobre los financieros, de modo que se garantice que en futuras crisis económicas mundiales, estos mecanismos sean capaces, de modo inmediato, de prevenir y de controlar estas crisis, sin necesidad de acudir al esfuerzo de contribuyente.

La instauración de tasas como la Tobin o la Stiglitz es absolutamente necesaria, y también la creación de nuevos organismos internacionales de regulación, derogando y sustituyendo el sistema del FMI, Banco Mundial y otros organismos que han quedado totalmente obsoletos en la actual situación de nuevo equilibrio mundial.

El segundo principio es el de la necesidad de conseguir la justicia social y el equilibrio territorial y ambiental en el mundo, de modo que en los países occidentales no debe admitirse ni un solo recorte en políticas sociales ni en inversión en infraestructuras ambientalmente sostenibles , y al mismo tiempo en los países menos desarrollados, es preciso aumentar de modo notable la cooperación al desarrollo, con un control efectivo para evitar la corrupción en la distribución de las ayudas.

Los progresistas en todo el mundo debemos estar orgullosos de “lo público” y del papel del Estado en la economía y en la sociedad, pero para ello es preciso una reforma y una reinvención profunda de los Gobiernos y de las Administraciones, para conseguir una reducción de trámites burocráticos, una mayor coordinación y una eficiencia de nuestros sistemas públicos.

Sólo de este modo se demostrará que lo público es válido y que no es necesariamente contrario al sector privado (como pretenden hacernos creer los neoconservadores –cuando ellos son los primeros en apoyar las ayudas, como ha sucedido en el sector financiero, o en el militar o en el agrario, como bien ha dicho siempre J.K. Galbraith-), que debe convivir en un régimen de interdependencia y de cooperación, con unos Gobiernos eficientes y transparentes, con unos mecanismos de control efectivos que eviten la corrupción.

Está en nuestras manos defender este modelo progresista alternativo, pero ello se demuestra no sólo con ideas, sino también con hechos, y es la hora de elaborar y poner en práctica una política económica progresista que sirva de contrapeso al neoliberalismo hoy imperante.

jueves, 11 de noviembre de 2010

RESCATAR A LAS FAMILIAS Y AUTÓNOMOS

Asociación de Autónomos. Solos III. nº 59, Noviembre 2010, pág. 24.

Noviembre de 2010.

Mucho se habla en los últimos meses sobre los miles de ciudadanos que dejan de pagar varios meses su hipoteca, o de las miles de empresas que han perdido liquidez e ingresos, y que finalmente acaban sucumbiendo en el drama de la pérdida de su vivienda, en el primer caso, y en el cierre o el expediente de regulación de empleo, en el segundo.

Los fondos de rescate bancario que han puesto en marcha los Gobiernos en este último año han pretendido hacer frente a esta situación, pero lo que en el fondo han conseguido, únicamente, es sanear las entidades financieras en crisis y evitar hasta el momento la quiebra o nacionalización de muchas de ellas.

Pero este dinero no ha llegado directamente a las familias y a las empresas, quienes, si dejan de pagar la hipoteca o los salarios unos meses, se encaminan a una situación económica de drama, sin que los poderes públicos hayan hecho hasta el momento nada efectivo para evitarlo.

El primer objetivo (el saneamiento financiero) es de interés general, y deba alcanzarse.

Pero una política de rescate financiero no debe quedarse en el primer escalón, que es el de las entidades bancarias, y debe llegar directamente también a los consumidores y a las pequeñas y medianas empresas, que son el soporte real de la economía.

Por este motivo, una buena solución podría ser la constitución de un fondo, por el Gobierno de la Nación y por los Gobiernos autonómicos, de rescate financiero a las familias y a las empresas, que cubra todas las situaciones de pequeño riesgo de insolvencia, y que aliviaría a miles de pequeñas empresas, de autónomos y a millones de familias hoy en España.

Este dinero que podrían destinar las distintas Administraciones (sería suficiente con un fondo de entre 1.500 y 2.000 millones de euros inicialmente, según cálculos económicos recientes que se han realizado) podría obtenerse bien de recursos de endeudamiento, o bien del recorte de partidas presupuestarias innecesarias ahora en tiempos de crisis (gastos de representación y asesores, reorganización de las empresas públicas y de la Administración en general, reducción del gasto corriente, etc).

Salir de la crisis es posible, pero para ello los poderes públicos deben apoyar al corazón de la economía, que está constituido por el público y por los autónomos y PYMES.

Y para conseguir resultados efectivos, el rescate financiero de las miles de personas que atraviesan una situación (transitoria y provisional, pero grave) de falta de liquidez constituye una medida de política económica inteligente, valiente y absolutamente necesaria en estos especiales tiempos de dificultad.

En Estados Unidos y en otros países de nuestro entorno se están poniendo en marcha este tipo de políticas, y sus resultados están siendo muy rápidos y efectivos.

Por ello, no debemos perder ni un momento en el apoyo a nuestras familias y a nuestras empresas, pues con un pequeño aval de pocos cientos o pocos miles de euros, se salva una economía familiar o una empresa o un autónomo.

domingo, 24 de octubre de 2010

HACIA UN GOBIERNO ECONÓMICO MUNDIAL

César Ciriano Vela. Presidente de Fundiniciativas (España). Abogado.
Columnista de la Fundación Ciencias de la Documentación.

La coordinación entre los Gobiernos de los países más desarrollados del mundo y los de las llamadas economías emergentes para poner en marcha decisiones conjuntas y globales frente a la grave crisis económica actual ha tenido un escaso resultado práctico en los últimos meses.

Esta grave carencia en nuestro sistema económico mundial actual nos debe llevar a una clara conclusión: en la economía globalizada actual, es preciso contar con organismos reguladores internacionales que tengan un alcance universal y que cuenten con suficientes competencias que les permitan afrontar con medios adecuados y eficaces los desafíos económicos de nuestro tiempo.

Mientras no se creen en el mundo estos nuevos organismos internacionales de supervisión económica, que sustituyan a los existentes desde 1945 (FMI, Banco Mundial…), las soluciones por países o por zonas económicas frente a los desafíos económicos, medioambientales, culturales y de seguridad y defensa. (en suma, frente a los problemas actuales del mundo) no podrán resolverse de un modo eficaz.

Frente a esta tendencia de globalización del Gobierno económico mundial (que es la deseable y hacia la que camina el mundo), también existe en cada país la del nacionalismo económico y las políticas proteccionistas, que son la respuesta de muchos gobiernos y grupos sociales y económicos frente a la mundialización económica, como ya señalara Manuel Castells hace una década en su trilogía La era de la información. Economía, sociedad y cultura, publicada en los años 90, o en su reciente obra Comunicación y poder, 2010.

En este contexto, en la necesaria refundación del sistema económico mundial que se está configurando en los dos últimos años a través de las conferencias internacionales que se están celebrando, los Estados deberán crear nuevos órganos de carácter internacional a los que delegar algunas competencias (moneda, política financiera, regulación económica), con el fin de conseguir que todos los países cuenten con unas reglas de juego comunes y con unas instituciones de supervisión económica que hagan posible el correcto y eficaz funcionamiento de la economía de mercado (hoy nadie discute su existencia), pero que al mismo tiempo sirvan para corregir las importantes disfunciones e ineficiencias que se producen en el capitalismo actual de la era de la información.

Por todo ello, los Estados (y, entre nosotros, la misma Unión Europea) deberían transferir algunas de sus competencias económicas a estos nuevos organismos internacionales que deberán crearse (en el ámbito de la supervisión bancaria, financiera, bursátil, del comercio mundial, medioambiental, social, etc).

Porque el único modo de poder lograr un orden económico internacional más justo es crear y dotar de contenido práctico y efectivo a estas nuevas instituciones internacionales, que serán las únicas capaces de establecer y hacer cumplir unas reglas de juego auténticamente universales que permitan a todas las sociedades desarrollarse de un modo más igualitario y que posibiliten también a amplias capas de la población de los países pobres y en desarrollo acceder en el futuro a poder convertirse en clases medias, y por ello a poder permitir el desarrollo de nuevos mercados y nuevos intercambios económicos, sociales y culturales en el ámbito mundial.

Aunque en algunos foros (el Nobel Joseph E. Stiglitz por ejemplo) se habla de la existencia de un nuevo keynesianismo (aunque con muchos matices respecto al ya aplicado durante el siglo XX), el modelo económico que vamos a vislumbrar próximamente no responde a ninguno de los paradigmas mencionados, sino simplemente a un nuevo modelo, que está aún por crear y por tanto no conocido aún hasta el momento, pues la novedad de la economía de nuestro tiempo es que se trata de una economía globalizada e internacionalizada en unos niveles ya muy importantes, a diferencia de la existente en 1945 (cuando fueron creadas las actuales instituciones internacionales).

En todas las medidas aprobadas por los distintos Gobiernos frente a la actual crisis, dada la enorme premura de tiempo con la que se han diseñado, se echa en falta la puesta en marcha de más mecanismos de control jurídico y político, y también de control de su aplicación sobre los entes públicos y privados a los que se dirigen. Así, por ejemplo, una mayor obligación y control sobre las entidades financieras perceptoras de las ayudas gubernamentales, para que inyecten de inmediato dinero a los mercados y permitan a las empresas y a las familias acceder al crédito y por tanto al consumo y a la inversión.

El aumento de la intervención pública sobre la economía no debe significar un reforzamiento de la discrecionalidad administrativa y una disminución del control sobre el poder público (véase mi libro Administración Económica y discrecionalidad, Editorial Lex Nova, 2000, donde se proponen distintas medidas de control), pues el principio de Estado de Derecho debe continuar aplicándose con vigor dentro del ámbito de la regulación económica.

También deberían ponerse en marcha Planes coordinados de reforma de la Administración y sus procedimientos, que permitan a los Estados contar en el futuro con aparatos burocráticos que sean ágiles y eficaces, con la utilización mucho mayor de las nuevas tecnologías y la existencia de un mejor y más eficaz trato a los ciudadanos usuarios de los servicios públicos.

Porque el Gobierno económico mundial del siglo XXI debe ser un Gobierno al servicio de la sociedad internacional, acorde con los valores y principios de nuestro tiempo.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA EXPERIENCIA DE LAS PRIMARIAS DE 2010

Documentalistas, 13 de octubre de 2010
En las últimas semanas, las elecciones primarias que han tenido lugar en el Partido Socialista en distintas Comunidades Autónomas han sido un referente informativo constante en toda España, y convirtiéndose en una de las noticias que ha suscitado más interés en toda la prensa y en la opinión pública, traspasando incluso nuestras fronteras, para ser tratado por los medios de comunicación internacionales.
El caso de Madrid ha sido el más conocido, pero en Comunidades como en Valencia, Murcia, La Rioja o Canarias han tenido lugar procesos de primarias para elegir a los candidatos a la presidencia autonómica y a algunas alcaldías, y otras como Aragón o Andalucía han visto burdamente frustrado el intento de algunos candidatos independientes de poner en marcha el proceso.
Sobre este particular y como punto de partida, debemos valorar el proceso de elecciones primarias como un elemento positivo de nuestro sistema político, que introduce aires frescos y de renovación y participación ciudadana en el anquilosado y partitocrático sistema de partidos con el que contamos hoy en España. Sin embargo, debe recordarse que este sistema de elección de candidaturas a las elecciones sólo lo ha puesto en marcha uno de los partidos políticos nacionales (el PSOE), y alguno regional concreto (como la CHA en Aragón), pero ni mucho menos es un sistema generalizado que utilicen todos los partidos.
Por ello, mientras las primarias no se regulen con carácter general obligatorio para todos los partidos en la Ley de Régimen Electoral General, que debería extenderse además a los simpatizantes inscritos, y no sólo a los militantes, que son una parte muy reducida del censo electoral, su impacto será muy reducido en nuestro sistema político y tendrá un carácter meramente anecdótico y residual, como hoy sucede. Muestra de ello es el distanciamiento y desafección social de los ciudadanos con respecto de la vida interna de los partidos actuales.
Sólo con una regulación nacional, sistemática de los procesos de primarias, se conseguirá que éstas tengan el impacto que alcanzan en países con democracia mucho más avanzada y abierta que la nuestra (como en Estados Unidos), donde este mecanismo se utiliza incluso en los casos en que se está gobernando una institución, y donde se encuentran abiertas a todos los electores de un partido (y donde participan varias decenas de millones de norteamericanos en cada ocasión).
Las ventajas de extender este sistema de primarias a todos los partidos son innumerables: una mayor cercanía entre los políticos y los ciudadanos votantes; una mayor transparencia del sistema político, donde los electores tienen con el sistema de primarias una oportunidad para controlar de modo mucho más directo la actividad que realizan sus representantes; o también una mayor posibilidad de renovación de los cargos públicos y una ruptura con el sistema actual de la partitocracia, donde rige una auténtica Ley de hierro de la oligarquía, que describió de modo tan magistral el politólogo alemán Robert Michels en su obra Los partidos políticos, siguiendo la línea de Max Weber.
La evolución reciente del presidente Zapatero y el caso de las primarias de Madrid (donde el candidato ganador lo ha hecho por haber sido capaz de transmitir una idea de cercanía a los militantes y de distanciamiento respecto de los sectores del aparato más oligárquico de Ferraz), es el más claro ejemplo del cumplimiento de esta ley anunciada por Michels hace un siglo: frente al No os voy a fallar que entusiasmó a 11 millones de españoles en 2004, se ha pasado hoy a actuar bajo el fatídico síndrome de la Moncloa.
Por ello, para evitar precisamente esta situación, el sistema de primarias es el mejor antídoto frente a la desilusión y al distanciamiento actual de los ciudadanos frente a sus representantes públicos, y con su puesta en práctica de un modo generalizado en todos los partidos se abriría el camino también de otras reformas en nuestro sistema político (la implantación de las listas abiertas, o de la elección por distritos, etc), que son tan necesarias hoy en España y en Europa.
No comprender esto implica la carencia de la suficiente visión y capacidad de adaptación al cambio y a la evolución democrática que hoy en día está exigiendo nuestra sociedad y ciudadanía a la clase política.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

GRACIAS POR VUESTRO APOYO. LAS PRIMARIAS CONTINÚAN

MENSAJE SOBRE LAS PRIMARIAS EN EL PSOE DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 22 de septiembre de 2010

A todos los que nos habéis apoyado en las primarias, que habéis sido muchísimos, os agradecemos de corazón por la valentía que habéis tenido en estas circunstancias haber dado la cara por un proyecto de cambio y regeneración el Partido Socialista en Aragón. A quienes no os habéis atrevido todavía a apoyarnos, os mando un mensaje de tranquilidad y optimismo, y en las próximas semanas espero que tengáis la oportunidad de poder expresaros con la libertad con la que no ha sido posible hacerlo en estos últimos días. Hasta dentro de varios días no vamos a hacer declaraciones, porque estamos analizando los acontecimientos y los resultados y dentro de poco tendréis buenas noticias nuestras. Un cordial saludo socialista. César Ciriano.

sábado, 4 de septiembre de 2010

CANDIDATURA A ELECCIONES PRIMARIAS PSOE ARAGÓN 2010. NECESITAMOS TU APOYO

Septiembre de 2010: envíanos tu aval por correo, email o fax antes del día 21

"AIRES DE CAMBIO"
http://www.youtube.com/user/CesarCirianoTV

Puedes descargarte el MODELO DE AVAL en nuestra Web de campaña

http://www.cesarciriano.com/wpcesarciriano/?page_id=12
http://www.cesarciriano.com/wpcesarciriano/wp-content/uploads/2010/09/Modelo-de-Avales-CCAA-31AGOSTO2010.pdf

Necesitamos 1.700 avales de militantes del PSOE Aragón y tenemos de plazo hasta el 21 de septiembre.

Podéis
enviarnos los avales a esta dirección o traérnoslos personalmente:

César Ciriano Vela
c/ Cinco de Marzo 14, 2º-D
50.004 Zaragoza
Tel: 976 796700
Email: cciriano@gmail.com y airesdecambio2010@gmail.com

Los podéis enviar también por fax al: 976 36 08 60 o por Email a las direcciones antes citadas.

PROGRAMA ELECCIONES PRIMARIAS

DECÁLOGO PARA LAS ELECCIONES PRIMARIAS A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

Tras varias semanas de deliberación y tras consultar con numerosos compañeros y compañeras del Partido Socialista en Aragón de distintas Agrupaciones Locales de Zaragoza, Huesca y Teruel, me presento ante vosotros como Candidato por la “Candidatura de las bases: Aires de Cambio”, para las elecciones primarias a la Presidencia del Gobierno de Aragón, tras la Resolución del Comité Federal del PSOE de 17 de julio, que abrió el proceso de elecciones primarias para elegir a los candidatos para las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo de 2011.

Presento esta candidatura con ilusión y responsabilidad y con la total y absoluta convicción que el Partido Socialista va a ganar las elecciones autonómicas y municipales en Aragón en 2011.

Nuestra candidatura es una candidatura que representa al grupo de compañeros por Elecciones Primarias en Aragón y de Socialistas por el Cambio en Aragón, y por tanto como su nombre indica, es una candidatura que propugna una renovación, un cambio, una regeneración en el PSOE de Aragón.

Tras más de 11 años donde los socialistas hemos gobernado, con acierto, las principales instituciones de Aragón, es el momento de renovar y revitalizar el proyecto del Partido de los Socialistas de Aragón, para acercarlo más a los ciudadanos y, para en tiempos de grave crisis como vivimos, mantener la esencia de las políticas socialistas (en educación, sanidad, servicios sociales), cerca siempre de las personas más humildes y desfavorecidas de nuestra sociedad, creando empleo y manteniendo la inversión en infraestructuras para estimular el crecimiento económico.

Considero que es necesario aprovechar los momentos de crisis y dificultad para realizar los cambios que la sociedad necesita, y el PSOE es el mejor lugar y el mejor proyecto para realizar estos cambios y esta renovación social y económica y cultural que necesitamos: desde el diálogo, la transparencia y la honestidad.

Queremos generar ILUSIÓN en la sociedad aragonesa, y devolverle la confianza en los políticos y en sus representantes, con un “cambio sobre el cambio”, porque el PSOE cuando gobierna, siempre representa el cambio, pero este proyecto necesita renovarse y es lo que nosotros hoy proponemos, desde Zaragoza, Huesca y Teruel.

Por ello, y desde mi militancia en el socialismo aragonés desde hace 25 años, os presentamos este decálogo con propuestas para el Gobierno de Aragón y para renovar el Partido Socialista:

1.- Una nueva forma de hacer política, basada en un Partido Socialista abierto a los militantes y a la sociedad, con una mayor transparencia y participación en todas las decisiones que se adoptan. Limitación de mandatos a dos legislaturas (8 años) de los principales cargos públicos, y cambio del sistema electoral, con listas más abiertas y sistema por distritos (por barrios o comarcas).

2.- Un Plan Coordinado de todas las Administraciones de Aragón para salir de la crisis: Gobierno de Aragón, Estado y Corporaciones Locales (Ayuntamientos, Diputaciones, Comarcas y Mancomunidades), con una coordinación de las medidas a adoptar y un aprovechamiento máximo de los recursos y las inversiones.

3.- Ahorro de 1.000 millones de euros en todas las Administraciones de Aragón con un Plan de Reinvención y Reforma de los Gobiernos, con una reducción radical de los trámites burocráticos que hoy existen, una coordinación mucho mayor y una nueva forma de gestión presupuestaria mucho más eficiente, basada en criterios de resultado y de buen servicio al ciudadano, con una revalorización y motivación mucho mayor de la figura de los empleados públicos. En época de crisis, eficiencia, buena gestión y austeridad.

4.- Plan de creación de entre 20.000 y 40.000 empleos en dos años, siendo el EMPLEO nuestra máxima y absoluta prioridad, pues debe rebajarse la actual tasa de paro desde los casi 100.000 personas en Aragón a la mitad en dos años. Sectores y medidas: autónomos y PYMES y a las personas con iniciativa; plan de reforma y rehabilitación de edificios y comunidades; impulso del sector de la dependencia y servicios sociales; plan de empleo local en los 700 municipios de Aragón; impulso de las nuevas tecnologías, energías renovables y sector agroalimentario.

5.- Mantenimiento de las políticas sociales en tiempo de crisis: a pesar de la crisis, con nuestro plan de ahorro de 1.000 millones de euros expuesto en el punto 3, todas las políticas sociales (educación, sanidad, servicios sociales…) se mantendrán e incluso reforzarán, dentro de la idea y las señas de identidad del proyecto socialista. No se realizará absolutamente ningún recorte ni en pensiones ni en ningún otro capítulo del gasto social. En tiempos de dificultad, el Partido Socialista debe apoyar a los más débiles.

6.- Mantenimiento de la inversión en infraestructuras en tiempo de crisis: con el ahorro de 1.000 millones de euros del punto 3, no será necesario realizar ningún recorte en la inversión en infraestructuras, porque somos keynesianos en política fiscal y pensamos que en época de crisis, el Estado debe invertir para estimular la economía. El Gobierno de Aragón iniciará las obras del eje Este (autovía hacia Soria), del SurEste (Autovía de Alcañiz y de Castellón); y del Eje Norte pirenaico (reapertura de Canfranc y autovías previstas). Todo ello, con un escrupuloso respeto al medio ambiente.

7.- Reforzamiento de las competencias de los Ayuntamientos y Entes Locales, con un mensaje de apoyo todos los cargos locales del PSOE Aragón: es necesaria una descentralización radical, desde el Gobierno de Aragón a todos los Entes Locales, sin excepción, de Aragón, para reforzar la autonomía local, y para que la Administración más cercana al ciudadano (que es la municipal) preste los principales servicios (incluso educación y sanidad primarias y políticas sociales). Debe reforzarse notablemente la financiación de los Entes Locales, desde el Gobierno de Aragón. Aprobaremos la Ley de Capitalidad de Zaragoza y crearemos una Entidad Metropolitana e integraremos en condiciones de igualdad y equilibrio a todos los municipios de la Comarca de Zaragoza.

8.- Apuesta decidida por la Educación, la formación y las nuevas tecnologías, que serán la base para nuestra competitividad y para crear una sociedad con más cultura y con un capital humano que sea el más preparado de España. En tiempo de crisis, la educación es esencial y tenemos que apostar por ella, tal y como hemos expuesto en nuestros informes sobre educación recientemente presentados.

9.- Apoyo serio y decidido a las políticas de igualdad entre hombres y mujeres, con la puesta en marcha de medidas para favorecer que las mujeres puedan acceder al mercado de trabajo y poderse conciliar la vida familiar y laboral de toda la población: plan de creación de una red universal de guarderías; impulso decidido a las políticas de dependencia; y apoyo decidido a la inserción laboral de las mujeres (exención del pago de la seguridad social y hacienda los dos primeros años de un negocio; bonificaciones universales y directas en la seguridad social mucho más reforzadas que las que ahora existen, y otras medidas similares).

10.- Reforzar el papel de Aragón en España y en Europa: con nuestro nuevo Estatuto de Autonomía de 2007 (que aumenta nuestras competencias y nuestro autogobierno), Aragón debe desempeñar un protagonismo importante dentro de España, y nuestro Gobierno defenderá con ahínco los intereses de Aragón en España y en Europa. La presentación de esta candidatura, surgida de las bases, si resulta triunfadora, demuestra que el grupo de socialistas aragoneses que promovemos estas primarias vamos a gobernar en Aragón con autonomía y con criterio propio, en coordinación con el Estado y Europa y con buena relación con todas las Comunidades vecinas.

jueves, 2 de septiembre de 2010

EN TIEMPOS DE CRISIS, INVIRTAMOS EN EDUCACIÓN

DOCUMENTALISTAS
30 de agosto de 2010
César Ciriano
Hace exactamente un año, Fundiniciativas presentó el Informe sobre la mejora de la educación en Aragón, cuyas conclusiones pueden hacerse extensibles a toda España.

En el Informe se afirmaba, como punto de partida, que la educación ha mejorado mucho en nuestro país en los últimos 20 años, y que uno de los elementos fundamentales de la enseñanza en el futuro es la apuesta por generalizar el uso, por parte de los profesores y los alumnos, de las nuevas tecnologías de la información.

Sin embargo, la educación comprende muchos otros aspectos en los que debe trabajarse con imaginación y con valentía: la necesaria mejora de los métodos de enseñanza, que deben reforzar notablemente la participación y la implicación de los estudiantes en la enseñanza, dentro de un modelo “horizontal” (todos tienen hoy acceso al conocimiento, al existir Internet, y ya no sólo el profesor), pero donde el sistema educativo y los padres inculquen a los alumnos los valores de la responsabilidad y del respeto a los profesores y a su autoridad.

También es preciso mejorar notablemente la formación profesional, que la sociedad debe valorar mucho más y darle el impulso que necesita, y reforzar los programas de formación continua, mejorando su gestión y con muchos mayores recursos que los que hoy se destinan, al ser éste en tiempos de crisis un elemento fundamental de competitividad.

Los partidos políticos (tanto en el ámbito nacional como en el autonómico), tal y como se propuso en el informe mencionado, deberían en nuestra opinión firmar de modo inmediato, a 10-15 años, un Pacto Estratégico por la Educación en Aragón (además del que se firme en el ámbito de toda España) que, por encima de partidos y de ideologías, mantenga un nivel de inversión alto en la enseñanza pública y privada y coloque a nuestro sistema educativo entre los mejores de España y de Europa.

La educación en Aragón y en España no deben basarse sólo, como elemento fundamental, en programas como el las pizarras digitales, que presentan bastantes dudas en cuanto a su eficacia y cumplimiento real de los objetivos que pretenden (existiendo otras alternativas de software libre y de uso de nuevas tecnologías en las aulas a través de otros métodos y con otros instrumentos).

Frente a ello, en la época actual de recortes en todos los programas gubernamentales, reforzar la inversión en educación es estratégico y en tiempos de crisis, es preciso invertir si cabe más en educación, que es la base de nuestro futuro desarrollo.

En definitiva, para salir antes de la crisis es fundamental contar con un sistema educativo moderno y avanzado, que permita a nuestra economía ser realmente competitiva, pero para ello deben acometerse una profunda renovación en muchos métodos y en las prioridades actuales.

jueves, 19 de agosto de 2010

LA REFORMA DE LA LEY DE CAJAS

ARAGÓN DIGITAL
18 de agosto de 2010
César Ciriano

La reciente reforma de la legislación sobre Cajas de Ahorro que acaba de aprobar el Gobierno mediante el Real Decreto Ley 11/2010, de 9 de julio, constituye el mayor cambio en la normativa del sector financiero que se ha llevado a cabo en los últimos 25 años, tal y como se ha afirmado por parte de algunos destacados miembros del Gobierno en las últimas semanas.

Teniendo en cuenta la gran trascendencia para nuestro sistema bancario y crediticio que supone esta reforma, llama poderosamente la atención que en su aprobación no se haya tenido en cuenta la opinión ni de las Comunidades Autónomas (con competencia exclusiva sobre Cajas desde hace 30 años en todos los Estatutos, siendo ésta su principal atribución en política económica), ni de los Entes Locales (que representan de media a más del 25% de las asambleas de las cajas), ni de los consumidores-impositores (que representan a más del 40%), y tampoco de los trabajadores y las entidades fundadoras (que representan ambos a cerca del 10%).

También llama la atención que el Congreso (con el apoyo del PSOE y del PP) rechazara tramitar el Decreto como Ley (como sí se ha hecho con la reforma laboral), y que apenas dedicara unos minutos (el día de la convalidación de esta norma) a discutir una reforma que afecta a más de la mitad del PIB de España, que es lo que gestionan las cajas en cuanto a depósitos (cerca de 700.000 millones de euros).

Todos estos defectos procedimentales esenciales y estas carencias democráticas convierten a la nueva Ley de Cajas en una norma con una base jurídica muy débil y muy endeble, y que cualquier juez o tribunal o la Unión Europea pueden anular y suspender en cualquier momento, tras los numerosos recursos presentados ante la Unión Europea, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional por 14 sindicatos que representan a más de 12.000 trabajadores del sector, y los demás que puedan presentarse por otros entes en las próximas semanas.

A esta debilidad legal se une otra más: el procedimiento elegido por el Banco de España y el Gobierno para poner en marcha los procesos de fusiones de cajas (la mayoría a través de Sistemas Institucionales de Protección o “SIPs”), se ha puesto en marcha sin contar con base legal previa y sin tramitar ningún expediente de fusión por parte de ningún Gobierno autonómico.

Con la creación de uniones de Cajas (a través de SIPs la mayoría) donde se utiliza la forma de sociedad anónima (de bancos privados) y con la apertura del capital de las cajas a inversores privados (con derecho a voto, además, en el caso de las cuotas participativas), se inicia un proceso de privatización de las Cajas de Ahorros que en menos de una década puede llevar consigo su efectiva desaparición, pues se elimina la obra social al tener los inversores privados derecho a los dividendos (dejándola simbólicamente en manos de fundaciones).

Se echa en falta en la reforma la posibilidad de realizar uniones de cajas manteniendo su naturaleza jurídica actual, o la previsión de otros sistemas alternativos de captación de capital que no tengan por qué llevar consigo su privatización, y que sí son posibles en nuestro ordenamiento financiero. O también la implantación de Códigos de Buen Gobierno obligatorios y coercitivos que impidan algunos episodios sucedidos recientemente en varias cajas y que han sido la excusa elegida por el Gobierno para aprobar esta reforma.

Las Cortes de Aragón tienen la oportunidad en los próximos meses adaptar nuestra Ley de Cajas a esta nueva normativa estatal e introducir modificaciones como las que acabamos de exponer, que mantendría a las Cajas aragonesas protegidas contra este inaceptable intento de privatización y con este importante ataque que ha sufrido el sistema de ahorro social que ha estado vigente en España en los últimos 150 años con éxito y gran apoyo por parte de la población.

miércoles, 11 de agosto de 2010

LAS CAJAS DE AHORRO SON NECESARIAS

DOCUMENTALISTAS
10 agosto 2010
La reciente reforma de la legislación sobre Cajas de Ahorro que acaba de aprobar el Gobierno mediante el Real Decreto Ley 11/2010, de 9 de julio, constituye el mayor cambio en la normativa del sector financiero que se ha llevado a cabo en los últimos 25 años, tal y como se ha afirmado por parte de algunos destacados miembros del Gobierno en las últimas semanas.

Teniendo en cuenta la gran trascendencia para nuestro sistema bancario y crediticio que supone esta reforma, llama poderosamente la atención que en su aprobación, no se haya tenido en cuenta la opinión ni de las Comunidades Autónomas (con competencia exclusiva sobre Cajas desde hace 30 años en todos los Estatutos, siendo ésta su principal atribución en política económica), ni de los Entes Locales (que representan de media a más del 25% de las asambleas de las cajas), ni de los consumidores-impositores (que representan a más del 40%), y tampoco de los trabajadores y las entidades fundadoras (que representan ambos a cerca del 10%).

También llama la atención que el Congreso (con el apoyo del PSOE y del PP) rechazara tramitar el Decreto como Ley (como sí se ha hecho con la reforma laboral), y que apenas dedicara unos minutos (el día de la convalidación de esta norma) a discutir una reforma que afecta a más de la mitad del PIB de España, que es lo que gestionan las cajas en cuanto a depósitos (cerca de 700.000 millones de euros).

Todos estos defectos procedimentales esenciales y estas carencias democráticas, convierten a la nueva Ley de Cajas en una norma con una base jurídica muy débil y muy endeble, y que cualquier juez o tribunal o la Unión Europea pueden anular y suspender en cualquier momento, tras los numerosos recursos presentados ante la Unión Europea, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional por 14 sindicatos que representan a más de 12.000 trabajadores del sector, y los demás que puedan presentarse por otros entes en las próximas semanas.

A esta debilidad legal se une otra más: el procedimiento elegido por el Banco de España y el Gobierno para poner en marcha los procesos de fusiones de cajas (la mayoría a través de Sistemas Institucionales de Protección o “SIPs”), se ha puesto en marcha sin contar con base legal previa y sin tramitar ningún expediente de fusión por parte de ningún Gobierno autonómico.

Con la creación de uniones de Cajas (a través de SIPs la mayoría) donde se utiliza la forma de sociedad anónima (de bancos privados) y con la apertura del capital de las cajas a inversores privados (con derecho a voto, además, en el caso de las cuotas participativas), se inicia un proceso de privatización de las Cajas de Ahorros que en menos de una década puede llevar consigo su efectiva desaparición, pues se elimina la obra social al tener los inversores privados derecho a los dividendos (dejándola simbólicamente en manos de fundaciones).

Se echa en falta en la reforma la posibilidad de realizar uniones de cajas manteniendo su naturaleza jurídica actual, o la previsión de otros sistemas alternativos de captación de capital que no tengan por qué llevar consigo su privatización, y que sí son posibles en nuestro ordenamiento financiero. O también la implantación de Códigos de Buen Gobierno obligatorios y coercitivos que impidan algunos episodios sucedidos recientemente en varias cajas y que han sido la excusa elegida por el Gobierno para aprobar esta reforma.

En definitiva, el sistema de ahorro social que ha estado vigente en España en los últimos 150 años con éxito y gran apoyo por parte de la población corre peligro de desaparecer en los próximos años, y sólo si se introducen algunas modificaciones en la normativa que acaba de aprobarse podrá conseguirse frenar este proceso.

sábado, 17 de julio de 2010

Para salir de la crisis, reinventemos los gobiernos

Madrid, 17 de julio de 2010
Se suele afirmar en la vida que en los momentos de crisis y de dificultad es cuando se demuestra la capacidad de reacción y la valentía de las personas, y también cuando se emprenden los cambios y las transformaciones más importantes.
En las últimas semanas se están adoptando medidas económicas muy drásticas, con unos recortes que afectan a las capas sociales más débiles y a las clases medias, que son la base social del actual Gobierno, pero que no son la solución a la gravísima situación a la que nos enfrentamos, pues el problema de fondo que tenemos es que contamos con un sistema en general ineficiente y que necesita unas reformas radicales y drásticas. Pero los más débiles no son quienes deben pagar la crisis.
Como alternativa a esa forma de actuar, si queremos seguir contando con Gobiernos que se ocupen de la prestación de los servicios esenciales (educación, sanidad, servicios sociales, construcción de infraestructuras…), y mantener a la vez nuestro modelo social europeo, debemos reinventar nuestros Gobiernos, haciéndolos más eficientes y productivos, con una valoración social mucho mayor de la función pública (pues debemos recordar que a la Administración se llega por oposición y que existen muchos funcionarios eficientes y con una gran preparación).
En Estados Unidos se habla desde hace décadas de la reinvención de los Gobiernos (véase la conocida obra, con este mismo título, de Ted Gaebler y David Osborne, que ha influido en las Administraciones norteamericanas de las dos últimas décadas).
En España, salvando las distancias con Norteamérica, en los últimos 30 años la Administración ha crecido notablemente, y hemos pasado de ser el país europeo con menos intervención estatal a ser hoy uno de los Estados con más burocracia.
Este hecho supone, en términos económicos, un coste que es difícilmente asumible en una situación actual de dificultad económica, y que para la competitividad de nuestra economía, es un lastre que es preciso corregir.
Otros países, como algunas de las llamadas naciones emergentes, cuentan con burocracias en general más ágiles que la nuestra y, por este motivo, están mucho más preparados para competir en la economía globalizada actual, basada en las nuevas tecnologías y en los nuevos sectores emergentes, como las energías renovables, los servicios sociales y otros de alto valor añadido.
Aragón y España deben ser conscientes de este impresionante reto de reforma administrativa que tenemos por delante, porque una Administración lenta y demasiado intervencionista es un obstáculo para el desarrollo.
Por el contrario, un Gobierno y una Administración eficientes son una garantía de impulso para la economía y para la sociedad, pues no podemos afrontar los grandes retos que tenemos en este siglo XXI con un aparato burocrático propio en muchos casos del siglo XIX.
Existen muchos ejemplos de Administraciones eficaces y de servicios que sí se están adaptando muy bien a estos nuevos retos, porque debemos decir con claridad que lo público es necesario para el correcto funcionamiento de nuestro sistema, y para que los valores europeos de la democracia social, que ya instauramos en el viejo continente a partir de 1945, continúen teniendo pleno vigor.
El reto que tenemos por delante es enorme, pero por este mismo motivo, todos los Gobiernos sin excepción deben tener la valentía y la capacidad de decisión suficiente para emprender una auténtica reinvención y reestructuración, y aprovechar el talento y la preparación de muchos de sus funcionarios, que están esperando que los responsables políticos actúen como ejemplo y revulsivo de una situación que debe cambiar de inmediato, para tener el Gobierno moderno del siglo XXI que nos merecemos.

César Ciriano Vela
Abogado.Doctor en Derecho
Presidente de Fundiniciativas

jueves, 17 de junio de 2010

IMPULSEMOS LA TRAVESÍA CENTRAL

ARAGÓN DIGITAL, 17 de junio de 2010

Aragón es, a través de Zaragoza por el eje del Valle del Ebro, de Huesca por el del Pirineo, y de Teruel por el del Mediterráneo, una Comunidad con unas comunicaciones estratégicas dentro del Noreste de España y del Sur de Europa.

Por este motivo, la iniciativa del presidente Marcelino Iglesias de impulsar la Travesía Central del Pirineo es muy positiva y, en este contexto de desánimo y de crisis económica que vivimos, constituye una especie de “oasis” dentro del “desierto” plagado de malas noticias que estamos recibiendo en las últimas semanas.

El impulso del eje transpirenaico (que debe ser compatible con la reapertura del Canfranc) es fundamental para el futuro de Aragón y de las regiones y provincias vecinas (Rioja, Navarra, Soria), con las que deberíamos hacer un frente común para conseguir este objetivo y otros muchos más.
Para hacer frente a los obstáculos y a las críticas que ha recibido este proyecto, el mejor modo de vencerlos es actuando con valentía y poniendo en marcha nuestros medios propios.

Éstos no son otros que nuestro nuevo Estatuto de Autonomía de 2007 y nuestras competencias sobre infraestructuras, y también el hecho positivo de ser una de las Comunidades donde, ante la dramática situación actual del empleo y de las instituciones financieras, contamos con menores tasas de paro y con unas finanzas públicas y privadas más saneadas. Porque no es justo que Valencia o Cataluña o Madrid cuenten con tasas de endeudamiento público y privado altísimo en comparación con Aragón, y no podamos por ello dar prioridad al eje pirenaico sobre el mediterráneo.

Es hora de que Aragón recupere su peso histórico, y si la organización de la Expo fue un reto en 2008 y casi nadie, hace diez años, apostaba por ella, el éxito que supuso entonces nos debe conceder ahora la autoestima suficiente para tener la valentía y la iniciativa de poder emprender nosotros mismos este reto.

Los fondos europeos y estatales y de otras Comunidades (como Madrid y otras) y franceses serán necesarios para acometer este proyecto. Pero si el Gobierno de Aragón comenzara ya a adjudicar las primeras obras, ello serviría de revulsivo para que este proyecto se realice antes que los demás que se han previsto por el eje mediterráneo, con nuestros vecinos valencianos y catalanes, que en este punto compiten con nosotros por conseguir una salida rápida de mercancías y pasajeros hacia el resto de Europa.

Aragón debe tener la ambición suficiente para poder acometer proyectos importantes en el futuro, y el de la Travesía Central debería comenzarse con nuestros propios medios, con un consenso entre partidos y agentes económicos y sociales.

Apostemos una vez más por el futuro y demostremos que la autoestima colectiva que alcanzamos tras la Expo 2008 sigue viva, y que no sólo en el legítimo asunto de los bienes de la Franja luchamos por nuestros derechos, sino también en los proyectos de infraestructuras, que significan desarrollo y creación de riqueza.

jueves, 3 de junio de 2010

EN TIEMPOS DE ADVERSIDAD, YO SOY OPTIMISTA

FUNDACIÓN DOCUMENTALISTAS

30 de mayo de 2010

Cuando el Presidente Obama pronunció su histórico discurso en la Convención Demócrata de Boston en 2004, para arropar al candidato John Kerry, afirmó que Estados Unidos y el mundo tienen hoy solución, pero son necesarias soluciones valientes y decididas, y en la Convención que le eligió candidato, en agosto de 2008 en Denver, volvió a repetir las mismas palabras.

El lema obamiano era Hope is not Blind Optimism, que viene a significar en castellano “tener esperanza no significa ser ingenuo”.

Esta máxima considero que es la que debe guiar en el mundo a todos los gobiernos y a todos los ciudadanos en su acción cotidiana y en todos los planes que se pongan en marcha contra la actual crisis: debemos ser optimistas, pero al mismo tiempo realistas y pisar sobre terreno firme.

Por eso, aunque la situación es la que es (y con los acontecimientos tan drásticos de las últimas semanas), y los datos económicos lo están confirmando todos los días, debemos afrontar la crisis con valentía y con la convicción de que sólo una actitud positiva nos hará salir antes de ella, porque existe una base muy sólida para ello: en educación, en preparación de nuestros jóvenes, en experiencia económica y empresarial, y tantos otros valores positivos que tenemos.

En los momentos de dificultad es precisamente cuando debe aprovecharse para acometer las reformas en el sistema que refuercen sus puntos débiles, de modo que aprendamos de los errores pasados.

Para afrontar la actual situación con optimismo realista, podríamos recordar aquellas épocas de nuestra infancia donde, con muchos menos recursos y bienes materiales que los actuales, éramos felices con cualquier cosa: con una partida de cartas o de chavos, o una vuelta en bicicleta, o con un sencillo partido de futbito o de baloncesto, o con una mirada y una sonrisa recíproca cómplice a la chica o el chico que nos gustaba.

O, también, si observamos la actitud ante la vida de otros pueblos menos desarrollados que nosotros, a quienes no les afecta tanto actual crisis, pues se han acostumbrado a vivir con mucho menos, y por tanto ahora no tienen tanto que perder. Por eso en países como La India la gente no pierde nunca la sonrisa, pues no tienen que pensar en hipotecas, en vacaciones a lugares exóticos, en marcas de ropa, y en tantas otras recientes costumbres prescindibles de nosotros occidentales.

Igualmente nos puede servir como ejemplo de valentía la actitud de muchos de nuestros jóvenes, que practican deporte y tienen hábitos sanos, y sacrifican su tiempo de ocio para poder prepararse bien para el futuro, y para legar a nuestros hijos un mundo más saludable y con un entorno más cuidado.

Es tiempo de olvidar los lenguajes caducos de algunos mítines políticos, que incitan a la confrontación en lugar de a la tolerancia, y de contemplar el futuro con realismo, pero con el optimismo que es innato en el ser humano. Con las ganas de recuperar el impulso vital que todos llevamos dentro de nosotros, y de sacar a la luz los valores más hermosos del ser humano: la solidaridad, el amor, la creatividad y la valentía, la cooperación entre pueblos y entre individuos, la lealtad, el trabajo y el esfuerzo.

En España debemos hacer nuestro el lema de la Convención de Boston y ponerlo en práctica, como lo está haciendo ya el Presidente Obama desde que asumió su cargo en enero: porque soy realista, soy también optimista

jueves, 27 de mayo de 2010

Para salir de la crisis, reinventemos los Gobiernos

ARAGÓN DIGITAL

27-5-2010

Se suele afirmar en la vida que en los momentos de crisis y de dificultad es cuando se demuestra la capacidad de reacción y la valentía de las personas, y también cuando se emprenden los cambios y las transformaciones más importantes. En las últimas semanas se están adoptando medidas económicas muy drásticas, con unos recortes que afectan a las capas sociales más débiles y a las clases medias, que son la base social del actual Gobierno, pero que no son la solución a la gravísima situación a la que nos enfrentamos, pues el problema de fondo que tenemos es que contamos con un sistema en general ineficiente y que necesita unas reformas radicales y drásticas. Pero los más débiles no son quienes deben ser quienes paguen la crisis.

Como alternativa a esa forma de actuar, si queremos seguir contando con Gobiernos que se ocupen de la prestación de los servicios esenciales (educación, sanidad, servicios sociales, construcción de infraestructuras…), y mantener a la vez nuestro modelo social europeo, debemos reinventar nuestros Gobiernos, haciéndolos más eficientes y productivos, con una valoración social mucho mayor de la función pública (pues debemos recordar que a la Administración se llega por oposición y que existen muchos funcionarios eficientes y con una gran preparación).

En Estados Unidos se habla desde hace décadas de la reinvención de los Gobiernos (véase la conocida obra, con este mismo título, de Ted Gaebler y David Osborne, que ha influido en las Administraciones norteamericanas de las dos últimas décadas).

En España, salvando las distancias con Norteamérica, en los últimos 30 años la Administración ha crecido notablemente, y hemos pasado de ser el país europeo con menos intervención estatal a ser hoy uno de los Estados con más burocracia.

Este hecho supone, en términos económicos, un coste que es difícilmente asumible en una situación actual de dificultad económica, y que para la competitividad de nuestra economía, es un lastre que es preciso corregir.

Otros países, como algunas de las llamadas naciones emergentes, cuentan con burocracias en general más ágiles que la nuestra y, por este motivo, están mucho más preparados para competir en la economía globalizada actual, basada en las nuevas tecnologías y en los nuevos sectores emergentes, como las energías renovables, los servicios sociales y otros de alto valor añadido.

Aragón y España deben ser conscientes de este impresionante reto de reforma administrativa que tenemos por delante, porque una Administración lenta y demasiado intervencionista es un obstáculo para el desarrollo.

Por el contrario, un Gobierno y una Administración eficientes son una garantía de impulso para la economía y para la sociedad, pues no podemos afrontar los grandes retos que tenemos en este siglo XXI con un aparato burocrático propio en muchos casos del siglo XIX.

Existen muchos ejemplos de Administraciones eficaces y de servicios que sí se están adaptando muy bien a estos nuevos retos, porque debemos decir con claridad que lo público es necesario para el correcto funcionamiento de nuestro sistema, y para que los valores europeos de la democracia social que ya instauramos en el viejo continente a partir de 1945 continúen teniendo pleno vigor.

El reto que tenemos por delante es enorme, pero por este mismo motivo, todos los Gobiernos sin excepción deben tener la valentía y la capacidad de decisión suficiente para emprender una auténtica reinvención y reestructuración, y aprovechar el talento y la preparación de muchos de sus funcionarios, que están esperando que los responsables políticos actúen como ejemplo y revulsivo de una situación que debe cambiar de inmediato, para tener el Gobierno moderno del siglo XXI que nos merecemos.

martes, 25 de mayo de 2010

BARACK OBAMA Y ESPAÑA

Fundación Documentalistas.
25 de mayo de 2010

Mucho se ha hablado en este casi año y medio en que Barack Obama lleva en la Casa Blanca, en donde se ha producido un giro de ciento ochenta grados en las relaciones entre España y Europa y nuestros amigos y aliados norteamericanos.

La reciente llamada de Obama al presidente Zapatero para recordarle que España debía acometer reformas radicales en su economía y en sus finanzas públicas para afrontar con garantías la actual situación de brutal crisis económica que padecemos me ha hecho reflexionar sobre un aspecto en la forma de actuar del estadounidense que a continuación relataré.

En una conferencia que nos impartió Alana Moceri (presidenta del Partido Demócrata en España desde 2004 hasta 2009) el pasado 16 de septiembre en Zaragoza por invitación de Fundiniciativas, se reflexionó y debatió sobre las diferencias entre el sistema político estadounidense y el español, y cómo fue posible, en el otro lado del Atlántico, que millones de personas apostaran por un presidente que rompía barreras en cuanto a estilo y programa político, raza y clase social.

Y, sobre todo, por primera vez en la historia, una campaña política se desarrolló en una parte importante a través de Internet y las nuevas tecnologías de la información, atrayendo hacia la política a nuevas capas sociales que de otro modo no habrían participado en unas elecciones.

Con este modo de actuar, el Partido Demócrata norteamericano y, con ello, la política de este país, se abrió notablemente a la sociedad, y se creó un movimiento de varios millones de voluntarios, que en estos meses de presidencia de Obama han vuelto a ser movilizados.

Salvando las distancias en cuanto a cultura política entre España (y Aragón) y Estados Unidos, podemos llegar a una conclusión clara, pues la nuestra también es una sociedad occidental que utiliza cada vez más las nuevas tecnologías: es posible abrir el sistema político a través de Internet, y conseguir que los tradicionales y anquilosados mecanismos electorales se renueven y modernicen, y se consiga con ello abrir la política a los ciudadanos y a la sociedad.

En Aragón y en España es preciso acometer una renovación y una regeneración en las formas de hacer política, que den a ésta una mayor transparencia y la conviertan en mucho más participativa y abierta.

Resulta asombroso, por ejemplo, que en la web de las Cortes de Aragón o del Ayuntamiento de Zaragoza no exista un modo directo de enviar sugerencias e ideas a nuestros representantes políticos, como sí puede hacerse, por ejemplo, en las páginas del Congreso y del Senado (donde además se publica por ejemplo la declaración de bienes e intereses de cada diputado).

Este enorme déficit de transparencia y de relación entre cargos públicos y electores, que hoy tenemos en Aragón y en España, se plasma en una deficiente calidad de nuestra democracia, de modo que los problemas y preocupaciones de los ciudadanos no llegan de un modo eficaz y rápido a los políticos.

Es preciso por ello una transformación de nuestro sistema político, que debe introducir nuevos mecanismos de participación política y de relación directa entre electos y electores, y que a la larga ello suponga también un cambio en el sistema electoral y en las formas de actuar en política.

En tiempos actuales de crisis económica tan profunda que vivimos hoy, estos cambios resultan si cabe aún más necesarios, pues es precisamente en momentos como éstos cuando los políticos deben dar todavía más ejemplo a la ciudadanía, de transparencia y de cercanía hacia sus problemas.

martes, 4 de mayo de 2010

LA REINVENCIÓN DEL GOBIERNO

DOCUMENTALISTAS
3 mayo 2010

En las situaciones de crisis y de dificultad de instituciones y de las sociedades es cuando se demuestra la capacidad de reacción y la valentía para afrontar los retos, y también cuando se emprenden los cambios y las transformaciones más importantes.

En el momento actual de recesión económica, se habla continuamente de corregir los fallos del mercado y de la necesidad por parte de las empresas de ser más eficiente y de adaptarse mucho mejor a los extraordinarios cambios a los que nos enfrentamos.

Sin embargo, existe otro ámbito, que es el de lo público, el del Gobierno y la Administración, cuyo correcto y eficiente funcionamiento es esencial para conseguir un efectivo desarrollo económico y social y un sistema transparente y que funcione adecuadamente. En Estados Unidos se habla desde hace décadas de la reinvención de los Gobiernos (véase la conocida obra, con este mismo título, de Ted Gaebler y David Osborne).

En España, salvando las distancias con Norteamérica, en los últimos 30 años la Administración ha crecido notablemente, y hemos pasado de ser el país europeo con menos intervención estatal a ser hoy uno de los Estados con más burocracia.

Todo ello supone, en términos económicos, un coste que es difícilmente asumible en una situación actual de dificultad económica, y que para la competitividad de nuestra economía, es un lastre que es preciso corregir.

Otros países, como algunas de las llamadas naciones emergentes, cuentan con burocracias en general más ágiles que la nuestra y, por este motivo, están mucho más preparados para competir en la economía globalizada actual, basada en las nuevas tecnologías y en los nuevos sectores emergentes, como las energías renovables, los servicios sociales y otros de alto valor añadido.

Debemos ser conscientes de este impresionante reto de reforma administrativa que tenemos por delante, porque una Administración lenta y demasiado intervencionista es un obstáculo para el desarrollo.

Por contra, un Gobierno y una Administración eficientes son una garantía de impulso de la economía y de la sociedad, pues no podemos afrontar los grandes retos que tenemos en este siglo XXI con un aparato burocrático propio en muchos casos del siglo XIX.

Existen muchos ejemplos de Administraciones eficaces y de servicios que sí se están adaptando muy bien a estos nuevos retos, porque debemos decir con claridad que lo público es necesario para el correcto funcionamiento de nuestro sistema, y para que los valores europeos de la democracia social que ya instauramos en el viejo continente a partir de 1945 continúen teniendo pleno vigor.

El reto que tenemos por delante es enorme, pero por este mismo motivo, todos los Gobiernos sin excepción deben tener la valentía y la capacidad de decisión suficiente para emprender una auténtica reinvención de los Gobiernos, y aprovechar el talento y la preparación de muchos de sus funcionarios, que están esperando que alguien desde arriba actúe como ejemplo y revulsivo de una situación que debe cambiar de inmediato, para tener el Gobierno moderno del siglo XXI que nos merecemos.